El Pais, Madrid
02/27/2005

Vigalondo, en chanclas por Little Armenia

E. F.-S.

Los Angeles


Nacho Vigalondo, candidato al Oscar al mejor cortometraje por 7.35 de
la manana, ira a la ceremonia de los Oscar acompanado, entre otros,
por su productora y companera, Nahikari Ipina; la protagonista de su
corto, Marta Berenguer; la consejera de Cultura del Gobierno vasco,
Miren Azcarate, y el director general del ICAA, Fernando Lara. La
Academia le ha dado cinco entradas para la gala, pero a Los Angeles
han viajado mas de veinte personas que, si gana, lo celebraran en un
karaoke coreano. "Es nuestro ideal y estamos buscandolo, pero como
buenos espanoles haremos las maletas en el ultimo minuto", afirma el
director cantabro.

Vigalondo y su equipo estan instalados lejos del Hollywood de postal.
El director pasea en chancletas por el vestibulo de un hotel de tres
plantas del barrio conocido como Little Armenia, donde reside buena
parte del millon de armenios empadronados en Los Angeles. El director
asegura que solo el viaje y la estancia en Estados Unidos ha costado
tres veces mas que su corto. "Son las luces y sombras del mundo del
corto", afirma. "Los cortometrajistas somos como los politicos,
podemos decir que vamos a ganar, los directores de largometrajes
deben ser mas diplomaticos. Pelean en un lugar mas incomodo. Nosotros
estamos conociendo un mini Hollywood, el de los cortos, que tiene su
circuito y no se mezcla con el gran Hollywood. Entre los candidatos
se ha creado mucha complicidad".

Visiblemente cansado y con dolor de muelas, Vigalondo cree que su
pelicula no se enmarca dentro del tipo de corto que suele ser
premiado en los Oscar. "Para bien o para mal, nuestra historia se
sale de esa corriente, no refleja ningun drama real, es una comedia
que, sin ser frivola, si juega con referencias poco correctas". Hoy
saldra de su hotel para dirigirse a la alfombra roja. Sus amigos
seguiran la gala desde la habitacion. "Yo tendre mi minuto de gloria
cuando la camara enfoque a todos los candidatos. El resto, ya se
vera".