El Pa√*s.com Espa√Īa
1 sep 2014


Fatih Akin ante el genocidio armenio

Gregorio Belinchón Venecia 1 SEP 2014

El director turcoalemán presenta 'The cut', mezcla de 'western' y drama épico

El filme aborda una herida abierta durante la I Guerra Mundial

Llueve en Venecia. La noche anterior, una tormenta ha descargado su
furia sobre las islas. El cielo encapotado no invita al buen humor. Si
a eso se le suma las innumerables cr√*ticas negativas que ha tenido
tras sus primeras proyecciones The cut, la √ļltima pel√*cula del
turcoalem√°n Fatih Akin, el director podr√*a permitirse un mal gesto
ayer lunes, un mal humor que otras veces ha mostrado en p√ļblico. "Me
han jodido un poco esta ma√Īana al leerlas, pero ha sido un segundo.
Ahora tengo que luchar por la pel√*cula, hacer promoci√≥n y entrevistas,
defenderla", dice entre carcajadas Akin (Hamburgo, 1973), que con The
cut -una mezcla de western y drama épico- ha metido el dedo en una
llaga dolorosa para cualquier turco, el genocidio que cometieron con
los armenios durante la I Guerra Mundial.

El filme arranca en Mardin, una ciudad al noreste de Mesopotamia, en
l√*mite del imperio Otomano, una poblaci√≥n que a los ojos de Akin
parece el jard√*n del Ed√©n, con unos vecinos felices aunque con cierta
preocupaci√≥n ante las noticias que llegan del conflicto b√©lico. All√*
vive un cerrajero, Nazaret (encarnado por el francés Tahar Rahim), al
que un d√*a la polic√*a turca separa de su familia. Junto al resto de
los hombres armenios, son enviados a trabajos forzosos. Lo que sigue
es una epopeya en la que Nazaret esquiva por los pelos varias veces a
la muerte, y en la que a la b√ļsqueda de sus hijas gemelas, cruzar√°
Oriente Próximo -a los armenios no les dejaron moverse libremente
hasta 1921, tres a√Īos despu√©s de acabar la guerra-, llegar√° a La
Habana, y tras entrar en Estados Unidos por la Florida acabar√° en las
desoladas praderas de Dakota del Norte en 1922. The cut es una
superproducción rodada en Canadá, Jordania, Malta, Florida y Alemania,
en la que Akin ha invertido cuatro a√Īos de vida. "En realidad m√°s,
porque con el guion llevo mucho m√°s tiempo. Te dir√*a que una d√©cada".
Y que cierra una trilog√*a sobre el amor (Contra la pared), la muerte
(Al otro lado) y el demonio (The cut). "Ha sido un esfuerzo... no sé
c√≥mo explic√°rtelo salvo que no har√© una pel√*cula de este tama√Īo de
producci√≥n en por los menos diez a√Īos. Por otro lado, centr√°ndome en
su esp√*ritu, siento que en realidad lo que yo llamo trilog√*a no ha
acabado. Mis pel√*culas -estas y el resto- hablan de la humanidad, y
nunca me voy a alejar de ese tema. En The cut defiendo la esperanza
como motor vital. En un mundo asolado por el √Čbola, el EI, con
grav√*simos problemas en lugares como Siria, Gaza o Israel no podemos
rendirnos ante la tragedia. Debemos seguir adelante, yo creo en la
esperanza".

Como alem√°n de ascendentes turcos, Akin conoce absolutamente bien el
silencio impuesto en Turqu√*a sobre el genocidio armenio en el que
fueron asesinados hasta casi dos millones de personas. "Formo parte en
Turqu√*a de un movimiento de transparencia. Y lo estamos logrando. Est√°
saliendo a la luz y la opini√≥n p√ļblica empieza a conocer lo que
ocurri√≥ desde 1915". ¬ŅYa no es un tab√ļ? "Creo que no, que desde hace
unos a√Īos se ha impuesto la realidad. Y espero que The cut aporte algo
a este cambio".

Formo parte en Turqu√*a de un movimiento de transparencia. Y lo estamos
logrando. Est√° saliendo a la luz y la opini√≥n p√ļblica empieza a
conocer lo que ocurrió desde 1915".

Como cineasta, Akin era conocido por sus personajes y ambientes
sofocantes. De repente apuesta por otra opresión, la creada por los
grandes paisajes -"Es la primera vez que ruedo en Cinemascope"-. "S√*,
mis √*dolos son Elia Kazan con Am√©rica, Am√©rica, David Lean y Lawrence
de Arabia o Sergio Leone con √Črase una vez en Am√©rica. Bueno, unos
creen en Batman o Spiderman y yo tengo esos superh√©roes. Esta pel√*cula
est√° influida por todos ellos, es filme sobre otros filmes, es mi
viaje al corazón del cine. Cada fotograma del filme homenajea a los
cl√°sicos, como la primera vez que Nazaret ve una pel√*cula, y es El
chico de Chaplin". Esa secuencia parece calcada a la del
descubrimiento del cine de Ana Torrent en El esp√*ritu de la colmena,
de V√*ctor Erice. "Conozco la pel√*cula pero no estoy seguro de haberla
visto ni por tanto de su influencia".

Lo ocurrido con los armenios forma parte de alguna manera del pasado
de Europa. "Obviamente no ocurrió en nuestro continente, aunque
Mesopotamia fue la cuna de la humanidad, nuestro origen. Y todas las
fronteras artificiales de Oriente han sido impuestas por nuestros
ancestros. No hay más que recordar la época de Lawrence de Arabia. Yo
me siento m√°s alem√°n que turco. Mis hijos han nacido en Alemania, y
all√* s√© d√≥nde vive el m√©dico o qu√© restaurante recomendar√*a. En
Turqu√*a no ser√*a capaz. S√*, me siento c√≥modo en mis pa√*s natal sin
olvidar mis ra√*ces".

En este viaje, Akin ha tenido algunos gu√*as de lujo. Con Roman
Polanski, con el que ha compartido bastante equipo técnico, charlo
sobre los idiomas y decidió que sus armenios hablaran en inglés y el
resto de las etnias sus respectivos idiomas como hizo el francopolaco
en El pianista, en el que los polacos se comunicaban en inglés. "No
tengo con √©l la confianza que s√* me ha dado Martin Scorsese, pero
hemos hablado algunas veces". En cambio, Scorsese se ha convertido
para Akin en alguien muy importante: "Lo considero mi t√*o. Ley√≥ el
guion, me recomendó que contratara a Mardik Martin [veterano
coguionista de los primeros t√*tulos del neoyorquino como Toro salvaje
o Malas calles], ha visto dos veces la pel√*cula y me dio consejos
sobre el montaje. Y yo he aplicado todo lo que me dijo".


http://cultura.elpais.com/cultura/2014/09/01/actualidad/1409593198_786683.html



From: Emil Lazarian | Ararat NewsPress